Leyenda la Tortuga y la Liebre

Siguiendo en el marco del afianzamiento de valores en los niños, hoy quiero traerte una historia con una estupenda moraleja, la Leyenda la Tortuga y la Liebre, donde podrás, abordar temas como: La arrogancia, la humildad, el menosprecio, seguridad, constancia, paciencia, etc. 

Leyenda la Tortuga y la Liebre

Lo que Vamos a Ver:
  1. Leyenda la Tortuga y la Liebre
  2. ¿Quién fue el Autor de la Liebre y la Tortuga?
  3. Leyenda la Tortuga y la Liebre, Escrita por Esopo
  4. Versión de la Leyenda la Tortuga y la Liebre de Jean de La Fontaine (1621-1695)
  5. Parte II. Versión de la Leyenda la Tortuga y la Liebre de Jean de La Fontaine (1621-1695)
  6. La Liebre Y La Tortuga Cuento Corto
  7. Personajes Principales y Secundarios de la Leyenda la Tortuga y la Liebre
    1. Personajes Principales de la Leyenda la Tortuga y la Liebre
    2. Personajes Secundarios de la Leyenda la Tortuga y la Liebre
  8. Bibliografía Consultada
    1. ¿Qué valores se pueden trabajar con la la Leyenda la Tortuga y la Liebre?
    2. ¿Cuál es la Moraleja de la Leyenda la Tortuga y la Liebre?
    3. ¿Cómo era la personalidad de la liebre?
    4. ¿Cómo era la personalidad de la tortuga?

Leyenda la Tortuga y la Liebre

La leyenda la liebre y la tortuga, forma parte de esas narraciones tradicionales, con más popularidad de todos los tiempos.

Donde estos cuentos infantiles la liebre y la tortuga, han pasado de generación en generación, una vez que se diera a conocer por su creador, dada la gran enseñanza que trae consigo.

¿Quién fue el Autor de la Liebre y la Tortuga?

El autor del cuento la liebre y la tortuga, fue el fabulista de la Antigua Grecia Esopo, pero con el correr de los años, fue reescrita por Jean de La Fontaine y Félix María Samaniego.

El cuento de la tortuga y la liebre, fue escrita, en la época arcaica, donde su estructura es agonal, es decir, donde hay antagonismo entre los dos personajes.

Adentrándonos en la historia, podemos ver a dos personajes con distintas capacidades, en relación a la rapidez, pero como la habilidad.

Se impone, en medio de la débil, para hacerlo su fuerte y otorgándole la victoria, al que supuestamente era más frágil (la tortuga).

En vista de ello, es éste tipo de estructura, se deben dilucidar tres elementos básicos:

  1. La situación de partida en que se plantea un determinado conflicto, entre dos figuras, generalmente animales.
  2. La actuación de los personajes, que procede de la libre decisión de los mismos entre las posibilidades de la situación dada.
  3. La evaluación del comportamiento elegido, que se evidencia en el resultado pragmático, el éxito o el fracaso producido por tal elección (moraleja).

Bajo esta perspectiva, de la fábula la liebre y la tortuga, extraemos grandes enseñanzas, que podemos hacer uso para enseñarle a nuestros pequeños.

Como el hecho de juzgar y menospreciar a los demás, por el hecho de aparentemente considerarlo más débil.

Asimismo, de lo vano y hueco que conlleva el hecho de ser vanidoso y presumir de nuestros talentos.

Leyenda la Tortuga y la Liebre, Escrita por Esopo

Cierto día una liebre se burlaba de las cortas patas y lentitud al caminar de una tortuga. Pero ésta, riéndose, le replicó:

-Puede que seas veloz como el viento, pero yo te ganaría en una competencia.

Leyenda la Tortuga y la Liebre

Y la liebre, totalmente segura de que aquello era imposible, aceptó el reto, y propusieron a la zorra que señalara el camino y la meta.

Llegado el día de la carrera, arrancaron ambas al mismo tiempo. La tortuga nunca dejó de caminar y a su lento paso, pero constante, avanzaba tranquila hacia la meta.

Leyenda la Tortuga y la Liebre

En cambio, la liebre, que a ratos se echaba a descansar en el camino, se quedó dormida.

Leyenda la Tortuga y la Liebre

Cuando despertó, y moviéndose lo más veloz que pudo, vio como la tortuga había llegado de primera al final y obtenido la victoria.

Esopo
Leyenda la Tortuga y la Liebre

Moraleja de la Liebre y la Tortuga

La moraleja de la tortuga y la liebre, estriba, en que no importa tú condición física, para alcanzar el éxito en la vida.

Sólo importa, tú actitud, seguridad, constancia y paciencia, con que le hagas frente a las situaciones.

Versión de la Leyenda la Tortuga y la Liebre de Jean de La Fontaine (1621-1695)

En el mundo de los animales vivía una liebre muy orgullosa y vanidosa, que no cesaba de pregonar que ella era la más veloz y se burlaba de ello ante la lentitud de la tortuga.

¡Eh, tortuga, no corras tanto que nunca vas a llegar a tu meta! Decía la liebre riéndose de la tortuga.
Un día, a la tortuga se le ocurrió hacerle una inusual apuesta a la liebre:

Estoy segura de poder ganarte una carrera.

A mí? Preguntó asombrada la liebre.

Sí, sí, a ti, dijo la tortuga.
Pongamos nuestras apuestas y veamos quién gana la carrera. La liebre, muy engreída, aceptó la apuesta.
Así que todos los animales se reunieron para presenciar la carrera. El búho señaló los puntos de partida y de llegada, y sin más preámbulos comenzó la carrera en medio de la incredulidad de los asistentes.
Astuta y muy confiada en sí misma, la liebre dejó coger ventaja a la tortuga y se quedó haciendo burla de ella

Parte II. Versión de la Leyenda la Tortuga y la Liebre de Jean de La Fontaine (1621-1695)

Luego, empezó a correr velozmente y sobrepasó a la tortuga que caminaba despacio, pero sin parar.

Solo se detuvo a mitad del camino ante un prado verde y frondoso, donde se dispuso a descansar antes de concluir la carrera.

 Allí se quedó dormida, mientras la tortuga siguió caminando, paso tras paso, lentamente, pero sin detenerse.

Cuando la liebre se despertó, vio con pavor que la tortuga se encontraba a una corta distancia de la meta.

En un sobresalto, salió corriendo con todas sus fuerzas, pero ya era muy tarde: ¡la tortuga había alcanzado la meta y ganado la carrera!

Ese día la liebre aprendió, en medio de una gran humillación, que no hay que burlarse jamás de los demás.

También aprendió que el exceso de confianza es un obstáculo para alcanzar nuestros objetivos. Y que nadie, absolutamente nadie, es mejor que nadie.

Jean de La Fontaine (1621-1695)

La Liebre Y La Tortuga Cuento Corto

Había una vez una libre y una tortuga, donde el conejo no dejaba de burlarse de la tortuga, por lo lenta que era al caminar.

Un día la tortuga, cansada de sus burlas decidió retarlo a una carrera. La liebre asombrada, le causó muchísima gracia y diciéndose para sí.

Leyenda la Tortuga y la Liebre

Que tonta es esa tortuga, está carrera para mí es pan comido, ¿acaso existe alguien que sea más veloz que yo?

En medio de su arrogancia, aceptó la carrera, y así marcaron la meta y la zorra, dio el chillido para comenzar.

Leyenda la Tortuga y la Liebre

La tortuga con sus patitas cortas, comenzó a caminar, lentamente, pero muy segura, mientras que el conejo se reía parado en la línea de comienzo sin parar.

Al darle gran ventaja, inmediatamente comenzó a correr, alcanzándolo prontamente, cuando lo dejó bien atrás, vio un lindo campo, donde se echó a descansar y se quedó dormido.

Leyenda la Tortuga y la Liebre

Cuando despertó, vio como la pequeña tortuguita de patas cortas cruzaba la meta.

Leyenda la Tortuga y la Liebre

Personajes Principales y Secundarios de la Leyenda la Tortuga y la Liebre

Personajes Principales de la Leyenda la Tortuga y la Liebre

Liebre

Orgullosa, vanidosa, burlista de las limitaciones de los demás

Tortuga

Constante, segura en sí misma, constante y paciente

Personajes Secundarios de la Leyenda la Tortuga y la Liebre

Zorra

Personaje que se encarga de dar la salida para el comienzo de la carrera.

Hermosa historia, llena de abundante sabiduría, una de esas hechas para pensar y reflexionar. 

Si quieres más leyendas de todos los pueblos entra a nuestras otras publicaciones. 

Bibliografía Consultada

Cuentos Infantiles

¿Qué valores se pueden trabajar con la la Leyenda la Tortuga y la Liebre?

La seguridad, constancia, paciencia, humildad, etc

¿Cuál es la Moraleja de la Leyenda la Tortuga y la Liebre?

La moraleja de la tortuga y la liebre, estriba, en que no importa tú condición física, para alcanzar el éxito en la vida.
Sólo importa, tú actitud, seguridad, constancia y paciencia, con que le hagas frente a las situaciones.

¿Cómo era la personalidad de la liebre?

Orgullosa y vanidosa, que no cesaba de pregonar que ella era la más veloz

¿Cómo era la personalidad de la tortuga?

Constante, segura en sí misma, constante y paciente

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Go up

Usamos Cokkies para asegurarnos de que disfrutes de la mejor experiencia de Navegación. Más Información